Aprovechar lo antiguo como valor diferencial

22 agosto, 2017 • Magazine • Vistas: 248

Andrés Brody de BrodyFriedman describe las ventajas de valorizar los desarrollos con edificios existentes.

ry-rJxMdW_930x525

Palacio Cabrera. La prestancia de un edificio patrimonial y otro moderno en Palermo Hollywood.

La desarrolladora BrodyFriedman ya lleva 17 edificios construidos, más de 70 mil metros cuadrados entre departamentos, oficinas y locales, todos del tipo que llaman “tradicional”. Sin embargo, el año pasado, decidieron lanzar su primer proyecto de ampliación y remodelación a partir de un edificio con protección patrimonial. “Para nosotros fue todo una novedad”, afirma Andrés Brody al referirse a la iniciativa Palacio Cabrera, ubicado en Palermo Hollywood. El antiguo asilo es recordado porque fue la sede de Casa Foa 2016, la célebre muestra de diseño y decoración.

SyUf1gzuW_720x0

Protagonista. Andrés Brody de BrodyFriedman encontró en la recuperación de edificios con valor patrimonial un negocio.

Esta iniciativa resultó inspiradora para la firma, al punto que su segunda acción es otro encuentro entre una construcción nueva y otra existente. Esta vez, en Las Cañitas y con un edificio sin interés patrimonial que, sin embargo, los socios decidieron conservar. Además, allí se realizará Casa Foa 2017.

-¿Que los llevó a intervenir un edificio patrimonial como el Palacio Cabrera?

-Fue una oportunidad evaluada con el propietario en la que se le agregan metros cuadrados a la construcción sin perder su valor distintivo.

-Una inversión de ese tipo parece más cara que hacer algo de cero.

-A primera vista, tal vez. Pero analizando el negocio y buscando un sentido a la recuperación de lo construido los número cambian. Está en la mirada del desarrollador encontrarle el sentido al aprovechamiento de lo existente para ofrecer un producto distinto en el mercado y con un valor agregado que no se consigue tan fácilmente.

-Pero existen complicaciones constructivas o de logística.

-Sí, por ejemplo tener que reforzar la estructura o hacer trabajos de restauración de frentes e interiores. Pero el negocio está basado en aprovechar esos elementos diferenciales.

-¿Qué aprovechan de lo existente?

-El cien por ciento. Las habitaciones del asilo se unirán para armar departamentos de dos ambientes. Los pisos de las áreas comunes se mantienen y se aprovechan sus tres hermosos patios. La escalera original con toda su artesanía y calidad queda intacta. Y se agrega otra, y un ascensor, en la parte de atrás.

-¿Cómo es la intervención nueva?

-Se realiza como un segundo, tercer y cuarto piso pero en forma escalonada hacia el fondo, de manera que la parte más alta estará lejos de la calle y la construcción nueva no se verá ni desde la vereda de enfrente. Esto parte del espíritu con el que el Gobierno de la Ciudad aprueba hoy las intervenciones sobre edificios patrimoniales: evitar el protagonismo de lo nuevo y diferenciar su lenguaje con respecto al de lo existente.

-¿Que tamaño y precio tienen las unidades?

-En la parte antigua hay departamentos de 30 y 80 m2. En la nueva, de 250. Los valores rondan los 4.000 US$/m2. Hay unidades que cuestan 180 mil dólares y otras de 1 millón.

-¿Que recepción tuvo este producto en el mercado?

-El 70% está vendido a usuarios finales. Como siempre, se vendieron primero los departamentos más chicos y la unidad premium. Tuvieron mucho éxito las unidades antiguas.

-¿Cómo será el Palacio Campos?

-Vamos a mantener el espléndido edificio de 4 pisos y tendrá 10 departamentos de 160 m2. En el frente, construiremos un edificio premium de 10 pisos con departamentos de 3 dormitorios y dependencias.

Fuente: Clarin.com

Los comentarios estan deshabilitados.