Leyes para vivir mejor

Debemos conocer cuánta energía demanda nuestro edificio y también cuánta se pierde. Vivir en un edificio acondicionado térmicamente mejora la calidad de vida y además otorga beneficios económicos.

 

LGH_eficiencia 1LEY 4458: Alcances

La ley 4458 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sobre “Normas de Acondicionamiento Térmico en la construcción de edificios”, fue promulgada en mayo de 2013 y se incorporó al Código de Edificación de la Ciudad de Buenos Aires.

Se aplica desde el proyecto, construcción y documentación técnica en construcciones nuevas, públicas o privadas, de más de 1500 m2, excluyendo a edificaciones abiertas, provisorias y edificios industriales. Asimismo estas construcciones se clasifican según el consumo energético en Nivel A (alto consumo energético) y Nivel B ( bajo consumo energético).

En el proyecto deben calcularse los valores K de los materiales a utilizar y compararlos con los K permitidos en la misma. También deben contemplarse las infiltraciones, condensaciones y demandas energéticas de calefacción y refrigeración.

Para el inicio de obra, es necesario contar con la documentación técnica que incluya los cálculos provenientes del proyecto y para obtener el Certificado del Final de Obra, se verificará que lo documentado coincida con lo construido.

 

termog2¿Qué es el valor K?

El valor K es un coeficiente de transmisión térmica que mide el flujo de calor, que pasa a través de un m2 de un material, desde el interior hacia el exterior y por grado de diferencia de T°.

El valor K debe calcularse para toda la envolvente, o sea, muros, cubiertas, pisos, huecos (puertas y ventanas) y medianeras, para lograr espacios aislados correctamente.

 

 

¿Qué exige la ley para las aberturas?

La ley 4458 exige ventanas con calificación A2 (mejorado) para construcciones de Nivel A y A1 (medio) para las de Nivel B. Esta calificación surge de ensayos realizados en el INTI para la infiltración de aire. El valor K requerido por la ley para las ventanas, varía entre 4 y 1,8 para el Nivel A y, entre 5,7 y 2,5 para el Nivel B, dependiendo el porcentaje de espacios huecos que tenga la construcción.

Otro punto importante en las aberturas, además del K, es el Factor Solar, que puede modificarse y reducirse si se colocan en las mismas, protecciones como aleros, parasoles, cortinas de enrollar, etc.

 

Aplicación del valor K en nuestros productos

Como especialistas en aberturas de aluminio, vamos a explayarnos en la aplicación de nuestros productos y el mejoramiento térmico que éstos le pueden brindar a su vivienda.

  • Por ejemplo, una ventana de 0,80 x 1,20 de nuestra línea POCKET con vidrio simple tiene un K aproximado de 5,7.
  • La misma medida de ventana en línea MEDIUM con doble vidriado hermético, baja el K a aproximadamente 3,75. Esto implica que cambiando el vidrio simple a uno con cámara de aire se mejora sustancialmente el K de la misma.
  • Si a esta ventana la hacemos con la línea ECOHOME (con Ruptura de Puente Térmico o sea de dos perfiles de aluminio unidos con una varilla de poliamida) y por supuesto utilizando doble vidriado hermético, el K disminuye casi a 2,80.

 

Los beneficios que se obtienen de renovar las ventanas existentes de un edificio o de colocar ventanas con valores de K óptimos, se traducen en ahorros importantes en las boletas de luz y gas con porcentajes que superan en algunos casos, más del 35 % del total de la factura. Esto es importante de tener en cuenta ya que, cada año los subsidios a la luz y al gas irán disminuyendo y nos encontraremos con facturas con importes desorbitantes y difíciles de pagar.

 

Al mismo tiempo, si en la Ciudad de Buenos Aires, se cumpliera la ley sólo para las aberturas, ésto es renovando las viejas ventanas de hierro con vidrio simple (con un K aprox. de 5,9 en medidas similares a las expresadas) por nuevas con doble vidrio, ya habría cambios notorios en el acondicionamiento térmico, ya que los huecos en donde están las ventanas son los lugares de mayor pérdida de calor y si encima, están mal colocadas o no cierran bien, la pérdida es aún mayor, como por ejemplo también se da en las ventanas de madera cuyo mayor problema es que generalmente absorben la humedad y provocan chifletes y mal cierre entre marcos y hojas.

Controlar el estado de las ventanas de nuestras casas es el primer paso si queremos mejorar térmicamente nuestro hábitat y vivir mejor. La Greca Home está aquí para convertirlo en realidad.

 

Solicitar Plan Consorcios
Recomendamos leer:
Renovación + eficiencia
Por qué renovar?